Tenencia de Mascotas

2-1-01

Tenga en cuenta que al ser propietario de una mascota se asumen las siguientes obligaciones:

1. Cuidar de la misma, alimentándola, suministrarle las vacunas respectivas y brindarle atención veterinaria cuando lo requiere.

2. No maltratar a la mascota pues es un delito

3. Si se trata de perros, los mismos no pueden deambular en los conjuntos cerrados o en espacios públicos sin la respectiva correa y tratándose de perros considerados peligrosos (Pitbull, Fila Brasilero, rottweiler, etc) deben pasearse siempre con bozal. Si su mascota causa algún daño, usted responde por el mismo, indemnizando todos los perjuicios que cause y si incluso se ocasiona la muerte a una persona por haber omitido el respectivo cuidado, usted puede ser procesado por el delito de homicidio culposo.

4. Recoja y disponga apropiadamente de los desechos de su mascota. Ello causa malestar en toda la comunidad, no solo por los olores, sino por cuanto en los parques, pueden enfermarse sus propios hijos o los de otras personas. Adicionalmente a lo anterior, que un buen ciudadano debería tener presente la misma ley establece las siguientes sanciones: 

a. Con multa de cinco (5) salarios mínimos legales diarios por no portar la correa o traílla;

No recoger los excrementos tiene  multa de 5 salarios mínimos diarios legales vigentes ($114.909) o de uno a cinco fines de semana de trabajo comunitaria en limpieza de lugares públicos. Si no se paga la multa o se ejecutó el trabajo comunitario usted podrá ser privado de su libertad por hasta cinco días.

b. Multa de diez (10) salarios mínimos legales diarios por no portar el bozal en el caso de los ejemplares definidos como peligrosos

c.  y multa de quince (15) salarios mínimos legales diarios por no portar el respectivo permiso en el caso de los ejemplares peligrosos

En caso de concurrencia de las contravenciones, las multas se aplicarán independientemente. Los gastos por la permanencia del animal en las perreras que el respectivo municipio determine correrán por cuenta de su propietario, el cual podrá retirarlo provisto de los preceptivos bozal y traílla, en un plazo máximo de diez (10) días contados a partir de la fecha de decomiso.

Si el propietario no lo retira en el plazo establecido, el ejemplar se declarará en estado de abandono y se podrá proceder a su sacrificio eutanásico.

“La intolerancia tiene su origen en la falta de consideración al actuar”. -Wabi

¿Ha sido de utilidad este artículo?

Artículos relacionados